¿Qué es la sexualidad?

Cuando hablamos de sexualidad, estamos abarcando un amplio abanico de conceptos, tales como el sexo, las identidades de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción, la orientación sexual… 

 ¿Cómo se vive o expresa la sexualidad? 

 A través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles, relaciones interpersonales… 

Somos seres sexuales, por lo que la sexualidad es una parte normal, saludable y natural de nosotros mismos. 

Los humanos aprendemos sobre nuestra sexualidad desde que nacemos y es por eso que es importante dejar que los niños se sientan cómodos acerca de su sexualidad desde el principio y que no lo vean como algo nocivo. Los padres y los educadores forman un papel importante en esta etapa de los jóvenes, ya que a través de las preguntas que les hagan o simplemente una conversación acerca del sexo, permitirá compartir los valores e información que permita a los jóvenes ver como algo sano y natural tener relaciones amorosas, tomar mejores decisiones o más saludables / seguras y, en definitiva, estar mejor informados en relación con la sexualidad. 

3 dimensiones de la sexualidad

Nuestra vida está conformada por varias dimensiones relacionadas a la sexualidad. 

1. Sexuación 

Construirse como hombre o mujer como resultado de un proceso con muchísimos niveles y matices. 

Estos niveles comienzan con la fecundación y terminan con la muerte. Entre medias, estaría la formación de gónadas y genitales. 

Tras el parto, existe un proceso de asignación del sexo, crianza diferencial, pubertad… 

La mayoría de estos niveles tienen una doble perspectiva, ya que en cada nivel le corresponden dos posibilidades, que serían hombre o mujer y cada una de ellas llena de grados o matices. 

Cada cual se situaría en un punto del continuo donde existen los extremos, pero también comparten zonas comunes. 

2. Sexualidad 

La sexualidad es la manera que tiene cada persona de vivir el hecho de ser sexuado. Esto es algo subjetivo, ya que no nace de la anatomía, sino de las vivencias que cada uno experimenta. 

Se trata de la manera de verse, sentirse y vivirse y estará mediatizada por la cultura, la educación, los distintos modelos de hombres y mujeres que tenga la sociedad y quienes nos educan. 

Cada persona lo vive a su manera y es por eso que hablemos de sexualidades en plural, porque hay tantas como personas. 

3. Erótica 

Es la manera en la que expresamos toda la anterior, es decir, lo que somos y lo que vivimos. Cada uno tiene su propia erótica y propias peculiaridades. 

Dentro de la erótica, entran en juego los valores, creencias, la forma de pensar y entender las relaciones sexuales y las de pareja… 

Funciones de la sexualidad

A modo resumen, podemos destacar los siguientes puntos clave de la sexualidad: 

  • La sexualidad afecta todo nuestro cuerpo (como por ejemplo el cerebro) y no sólo a nuestros genitales. 
  • La sexualidad no es únicamente reproducirse. 
  • La sexualidad está presente en todo nuestro periodo de vida. 
  • La sexualidad se expresa a través de conductas, pensamientos, deseos… 
  • La sociedad que nos rodea tiene un modelo de sexualidad. 

Todos estos puntos, nos indican que las funciones de la sexualidad son la reproducción, la comunicación y el placer. 

  • Reproducción: desde un punto de vista biológico, es el objetivo principal de la sexualidad por el hecho de la supervivencia de la especie. Pero, tenemos que percatarnos de que tenemos deseos sexuales sin necesidad de querernos reproducir. 
  • Comunicación: a través de caricias, miradas… nos comunicamos y están presentes en cualquier relación sexual. 
  • Placer: se trata de una sensación de bienestar y dentro de las relaciones sexuales, el objetivo de placer es el buscado, aunque tenemos que tener en cuenta que el placer es algo subjetivo de cada persona, por lo que la manera de conseguirlo puede variar de unas personas a otras.